Toxinas: 5 maneras de reducirlas en nuestro hogar

13/10/2016 • Dietas • Views: 2048

Expertos canadienses en salud y medio ambiente han publicado una lista actual de las mejores maneras para reducir cinco fuentes comunes de toxinas asociadas con riesgos para la salud de los niños.

“Los futuros y nuevos padres, en particular, necesitan consejos prácticos para ayudar a salvaguardar a sus hijos de los riesgos de salud – como trastornos de aprendizaje y conducta, asma, cáncer y ciertos defectos de nacimiento – que los investigadores han relacionado a los productos químicos tóxicos que se encuentran en el hogar y a su alrededor,” dijo la directora de la Asociación canadiense para la Salud Infantil y Medio Ambiente (CPCHE), Erica Phipps, en un comunicado.

Aquí están las recomendaciones del CPCHE:

1) Quitar el polvo a menudo para evitar toxinas

Se puede mantener el polvo a raya para evitar toxinas con pasar la aspiradora o limpiar con trapo húmedo una vez a la semana. El CPCHE recomienda tal limpieza dos veces por semana, si es que tiene un niño que gatea. Limpiar en seco no es recomendable, ya que hace circular el polvo de nuevo en el aire.

“El polvo de casa es una fuente importante de exposición de los niños a sustancias tóxicas como el plomo. Este, incluso a niveles muy bajos, se sabe que es perjudicial para el cerebro en desarrollo”, dijo Bruce Lanphear, asesor de CPCHE y un experto en salud ambiental infantil de la Universidad Simon Fraser.

Además, quitarse los zapatos en la puerta reducirá al mínimo la cantidad de suciedad, toxinas y productos químicos potencialmente dañinos traídos a su casa. Deshacerse del desorden y guardar los juguetes en contenedores cerrados también ayudará a reducir los niveles de polvo.

2) Limpieza “verde”

El CPCHE recomienda elegir productos de limpieza simples y no tóxicos, para evitar toxinas. El bicarbonato de sodio puede ser utilizado para lavabos y bañeras. Mientras que el vinagre mezclado con agua funciona bien para la mayoría de las superficies, incluyendo ventanas y pisos.

Los investigadores dijeron que no es necesaria la lejía o lavandina para la mayoría de las tareas de limpieza, y que los desodorantes de ambientes deben ser evitados. Para lavar la ropa, elija detergentes sin fragancias y evite el uso de hojas suavizantes para la secadora. Las fragancias en estos productos pueden contener productos químicos potencialmente dañinos. Para limpieza en seco, busque un limpiador que utiliza métodos no tóxicos.

3) Remodelar correctamente

Los proyectos de reformas del hogar representan una amenaza para los niños y las mujeres embarazadas. El polvo de remodelación cargado de contaminantes y los gases tóxicos de las pinturas y pegamentos pueden causar daños neurológicos.

Todas las áreas de remodelación deben ser aisladas del resto de la casa por láminas de plástico y cinta adhesiva, y las rejillas de calefacción y ventilación deben estar cerradas. El control de todo el polvo es especialmente importante en las casas construidas antes de 1978. En esta casas el polvo puede contener altos niveles de plomo.

Si está pintando, seleccione pinturas menos tóxicas, acabados y colas al comprar productos etiquetados como “libres de VOC”, “cero-VOC” o “bajo VOC”. (VOC o COV: Compuestos orgánicos volátiles).

4) Escoja cuidadosamente los plásticos

El CPCHE aconsejó ignorar las etiquetas “aptos para microondas” y nunca colocar recipientes de plástico o envoltura de plástico en el microondas. Ya que productos químicos nocivos pueden filtrarse del plástico a los alimentos y bebidas.

Los alimentos deben almacenarse en recipientes de vidrio o de cerámica en lugar de plástico. Los consumidores deben comer alimentos frescos y congelados siempre que sea posible para reducir su exposición al Bisfenol-A (BPA), un producto químico utilizado en el revestimiento de la mayoría de las latas de alimentos y bebidas. El BPA se ha relacionado con una amplia gama de posibles efectos sobre la salud, incluyendo impactos en el desarrollo del cerebro e interrupción de las funciones hormonales.

El CPCHE también aconsejó a los padres evitar la compra de juguetes para la dentición, baberos, juguetes de baño, cortinas de baño y otros artículos que contienen PVC. Este es un tipo de plástico blando comúnmente conocido como vinilo. Estos artículos pueden contener sustancias químicas dañinas llamadas ftalatos. Estos fueron prohibidos de ser utilizados en los juguetes de los niños en junio de 2011. Se aconseja desechar los juguetes viejos y mordedores hechos de este plástico blando.

5) Reducir al mínimo el mercurio

El mercurio, un metal que es tóxico para el cerebro, es prominente en ciertos tipos de pescados y mariscos, incluyendo el atún y pez espada. Expertos de CPCHE recomiendan la elección de pescado de bajo contenido de mercurio. Estos pueden ser la caballa del Atlántico, arenque, trucha arco iris, el salmón salvaje o en lata y la tilapia.

Variedades “light” del atún enlatado tienen menos mercurio que la albacora o atún “blanco”. El Departamento de Agricultura de los EE.UU. establece que las mujeres embarazadas, las mujeres que puedan quedar embarazadas, madres lactantes y los niños pequeños pueden comer hasta 12 onzas (340 gramos) de pescado con bajo contenido de mercurio a la semana. Consulte a las autoridades locales si es seguro comer pescado capturado por la familia y amigos en lagos, ríos y zonas costeras.

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.