Recetas de cocina Macrobiótica II

06/07/2017 • Cocina, Recetas • Views: 74

Los defensores de los enfoques de alimentación macrobiótica han alentado a la gente a comer alimentos naturales, enteros que no sólo apoyan la salud de sus cuerpos, sino también el ecosistema y el orden natural de la vida…

Los conceptos básicos centrales de la macrobiótica, incluyendo la creencia de la Medicina tradicional China balanceando el yin y el yang tanto dentro del cuerpo como del medio ambiente, datan de muchos siglos en las antiguas tradiciones orientales. Aquí la segunta parte del recetario para degustar:

Salsas macrobióticas

Salsa de Tamari con tahin

Ingredientes:
Tamari; tahin; agua. Las proporciones son: 1 (una) parte de tamari, 2 (dos) de tahin y 6 (seis) de agua.

Preparación: Mezclar los ingredientes y ponerlos al fuego, dejar hervir, rebajar el fuego al mínimo y continuar la cocción, siempre removiendo, hasta que se obtenga una crema más bien espesa. Si se quiere, puede añadirse un poco de zumo de limón; está más bien indicada en época de calor.

Salsa de azuki con tahin

Ingredientes:
Azuki; tahin; sal marina; kombu. Las proporciones son de 3 (tres) partes de judías azuki, 1 (una) de tahin, un poco de tamari con y sal marina a gusto.

Preparación: Después de haberlas tenido en remojo durante una noche; poner las azuki al fuego en agua ligeramente salada con sal marina a la que se añadirá un trocito de kom­bu, lavado y desalado. Se cuecen a fuego muy bajo y tapadas durante un par de horas; deben volverse muy blandas. Se pasan por el molinillo de rejilla muy fina y se condimenta la crema con un poquito de tamari.

Después de haber añadido el tahin, remover rápidamente. Es excelente para las verduras, especialmente las cocinadas a la orien­tal, aunque también puede untarse en pan integral.

Salsa de cebollas al tamari

Ingredientes:
2 (dos) cebollas; 2 (dos) cucharadas de tamari; 1/4 de litro de agua; aceite vegetal natural; 2 cucharadas de arrurruz.

Preparación: Freír en un poco de aceite de sésamo o girasol la cebolla a tro­zos, dejarla reblandecerse y casi deshacerse sin que tome color y añadir el tamari. Verter agua y dejar que la mezcla entre de nuevo en ebullición. Añadir entonces el arrurruz diluido en agua y dejar­lo cocer unos minutos. La salsa debe resultar, normalmente, bastante espesa.

Es una preparación básica y sirve para condimentar el arroz pasta y verduras. Será mejor y más sabrosa si se añade un poco de perejil fresco picado, que no debe cocer.

Salsa de cebollas al miso

Ingredientes:
2 (dos) cebollas; 2 (dos) cucharadas de miso; 1 (una) cucharada de tahin; harina de trigo; aceite natural vegetal; perejil; 2 tazas de agua.

Preparación: Freír en un poco de aceite de sésamo o girasol la cebolla a trozos; dejar que se reblandezca y, cuando empiece a dorarse, añadir el miso y el tahin mezclados juntos. Remover la mezcla con la cucha­ra de madera y dejar cocer algunos minutos. Añadir la harina de trigo diluida en agua y continuar la cocción, a fuego bajo, durante otros 5 (cinco) minutos o poco más.
Por último añadir a la salsa, que debe resultar más bien espesa, perejil picado fresco que no debe cocer.

Crepes y tortas

Buñuelos de maíz

Ingredientes:
2 tazas de harina de maíz; 1 (una) taza de harina de trigo; sal marina; aceite de sésamo o girasol; 2 (dos) tazas de agua.

Preparación: Mezclar las dos harinas, añadir una pizca de sal y amasarlas poco a poco con agua. La masa debe resultar suficientemente espesa, ni demasiado seca, ni demasiado blanda. Extender la pasta, cort­arla en trocitos o en tiras rectangulares. Freír estos cuadrados o tiras en aceite bien caliente y abundante, dejándolos dorar. Escurrirlos y secarlos sobre papel absorbente.
Estos buñuelos pueden muy bien sustituir a las patatas fritas.

Tortas de harina de Trigo sarraceno

Ingredientes:
1 taza de harina de trigo sarraceno; 3 (tres) tazas de agua; sal marina; 1 (uno) huevo.

Preparación: Preparar la pasta, ligando bien la masa, dejándola reposar 1 (una) hora. En el momento de freír remover de nuevo. Calentar un poco de aceite en una sartén, freír las tortas, preferiblemente una a una o bien, separadas unas de otras, durante 8 (ocho) minutos por un lado, volverlas ayudándose de una espátula de madera y freírlas por la otra patre durante 3 (tres) a 4 (cuatro) minutos.

Buñuelos de Zanahorias

Ingredientes para 4 personas:
3 (tres) zanahorias; 1 (una) cebolla; sal marina; 60 g de harina de trigo; harina de maíz; 1 cucharada de aceite de sésamo o girasol.

Preparación: Partir muy fina la zanahoria junto con la cebolla, mezclar y ligar con la harina de trigo, añadiendo a la pasta aceite de sésamo o de girasol. Trabajar bien la masa que debe resultar homogénea.
Formar bolitas gordas del tamaño de una nuez, enharinarlas ligera­mente en harina de maíz y freírlas en abundante aceite hirviendo; cuando estén dotadas y ligeramente crujientes escurrirlas, colaras y secadas sobre papel absorbente.

Buñuelos de Requesón

Ingredientes para 4 personas:
300 g de requesón; 100 g de harina de trigo integral; sal marina; 1 (un) huevo; pasas; corteza de naranja rallada (parte naranja); aceite de sésamo o de girasol.

Preparación: Triturar y reblandecer el requesón removiéndolo insistentemente con la cuchara de madera, añadirle una pizca de sal marina, la piel de naranja y las pasas después de haberlas tenido en remojo para reblandecerlas; trabajar la masa que debe volverse corno una crema y dejarla reposar durante 45 minutos.
Continuar amasándola, mezclándola ahora con la harina. Formar con la pasta bien amalgamada bolitas del tamaño de una nuez que deben freír­se en abundante aceite.

Buñuelos de Sémola

Ingredientes para 4 personas:
200 g de sémola integral; sal marina; 1 (una) cucharada de tahin; pasas; 2 (dos) yemas de huevo; aceite de sésamo o girasol; pan rallado integral.

Preparación: Echar la sémola integral de grano fino. en agua hirviendo, Ii­geramente salada, remover y cocer durante 1 (un) cuarto de hora; formándose una masa de consistencia normal. Cuando esté templada añadir la yema de huevo, el tahin y una cierta cantidad de pasas puestas antes en remojo para reblandecerlas.

Echar la sémola sobre una gran fuente, recortarla con un cuchillo en rombos de un par de centímetros de espesor. Pasar estos rombos por huevo batido y, a continuación, por el pan integral rallado; freírlos en abundante aceite bien caliente.
Cuando estén dorados y se haya formado una costra, escurrirlos, colarlos y secarlos sobre papel absorbente. Los fritos se verán endulzados por las pasas.

Dulces y postres

Compota de manzana

Ingredientes para 6 personas:
6 (seis) manzanas; aceite de sésamo o gira­sol; sal marina; 1 (una) cucharadita de canela; 2 (dos) cucharadas de arrurruz; 1 (una) cucharada de tahin.

Preparación: Preparar esta compota en abundancia porque de ha­ber reposado es excelente. Cortar en trocitos las manzanas sin pelarlas; calentar en un recipiente 2 (dos) o 3 (tres) cucharadas de aceite y poner a freír las manzanas.

Al principio tener el recipiente descubierto y después cubrirlo y continuar la cocción unos quince minutos, removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo, añadir la canela, el arrurruz diluida en un poco de agua y el tahin. La cocción total requerirá unas 30 (treinta) minutos.
Esta compota se puede hacer también mezclando manzanas y peras, pero calcular al menos 2 (dos) man­zanas más.

Puré de Manzana

Ingredientes:
Manzanas; agua, la necesaria.

Preparación: Hervir las manzanas, peladas o no, después de haberlas cortado en trocitos. Cubrirlas apenas con agua, que debe absorberse du­rante la ebullición y pasarlas por el molinillo. Esta salsa debe resul­tar más bien espesa. Templada o fría es un excelente postre.

Compota de Fruta con sémola

Ingredientes para 4 personas:
2 (dos) peras; 1 (una) cucharadita de canela; sal marina; aceite de sésamo o girasol; 2 (dos) cucharadas de sémola; 1 (una) cu­charadita de tahin.

Preparación: Cortar la fruta en tiras o trozos, pelada o no. Ponerla al fuego con alguna cucharada de aceite de sésamo o girasol; añadir una pizca de sal y cocerla, con el recipiente abierto, removiendo unos 15 (quince minutos).
Añadir sémola de grano muy fino, canela y tahin, y dejar cocer a fuego lento, removiendo de vez en cuando, unos 20 (veinte) minutos. En vez de la sémola, pan variar, puede ponerse también crema de arroz.

Manzanas con Crema de Arroz

Ingredientes para 4 personas:
90 g de harina de arroz; sal marina; pasas; 2 (dos) cucharadas de tahin; canela; 4 (cuatro) manzanas; aceite vegetal natural.

Preparación: Preparar la crema de arroz para 4 (cuatro) personas, diluirla con 2 cazos de agua, remover la pasta para que no se formen grumos y añadir una pizca de sal. Ponerlo al fuego, siempre removiendo y, antes de que alcance la ebullición, añadir pasas en abundancia que se habrán ya reblandecido en agua templada; continuar cociendo la crema treinta minutos y después añadir 2 (dos) cucharadas de tahin y un poco de canela.

Mientras tanto quitar el corazón a las manzanas pero sin agujerearlas hasta el fondo. Untar una cazuela con aceite, meter las manzanas, verter por encima la crema de arroz que debe ser abundante y semilíquida guarneciendo bien las manzanas y casi cubriéndolas. Cocerlas al horno ya caldeado unos 30 (treinta) minutos

Tarta de manzana

Ingredientes para 4 personas:
2 (dos) tacitas de harina de trigo integral; 2 (dos) tacitas de harina para dulces; sal marina; aceite de sésamo o maíz; 3 (tres) manzanas; kouzou.

Preparación: Preparar la pasta con las 2 (dos) harinas mezcladas y añadir una piz­ca de sal y 1 (una) tacita de aceite de maíz o sésamo. Amasar la pasta echando poco a poco agua muy fría, casi helada, para que la pasta salga bien; amasarla no mucho rato, hasta obtener una consistencia bastante blanda. Dejarla reposar media hora y mientras tanto pelar y cortar en tiritas bastante finas y regulares las manzanas, que deberán ser grandes.

Extender la pasta con el rodillo, untar de aceite una tortera, mejor si es de fondo móvil y borde regulable, colocar sobre la pasta las manzanas en forma circular, superponiéndolas uniformemente y esparcir sobre ellas un poco de sal marina. Ponerlas a cocer en el horno ya caldeado.

Cuando las manzanas empiecen a dorarse, espolvorear 1 (una) cucharada de kouzou ya diluido en 1 (una) taza de agua calentada al fuego (el kouzou se usa mucho para dulces). La cocción de la torta será de unos 40 (cuarenta) minutos. Servirla fría.
Cuando es la época puede hacerse esta misma torta con albaricoques que se apoyan sobre la pasta con la curva hacia arriba, añadiendo siempre primero la sal y después el kouzou.

Bebidas

Para sustituir el Café

Como sustitutivos del Café he aquí algunos productos aconsejables.

Yannoh
Preparado a base de cebada, trigo. soja, arroz y hierbas silvestres. Se presenta en polvo tostado. En gusto y aroma es bastante parecido al café. Estimula el sistema nervioso y se recomienda a los que desempeñan una labor intelectual. No debe azucararse.

Bardana
Otro sustituto del café hecho con raíces de bardana tostada a las que se añade un poco de achicoria. Bebida fría en sales minerales.

Dendelio
Sustituto del café bastante similar a la bardana. Hecho a base de raíces de taraxacón tostadas, también con achicoria. Ayuda a la di­gestión.

Su preparación: La preparación de estos sustitutos del café, no debe jamás hacerse en recipientes de aluminio u otro metal, es siempre la misma. Calcular 2 (dos) cucharadas del producto por taza, hervirlas 4 (cuatro) mi­nutos y después colarlas. Es mejor no poner azúcar.

Para sustituir el Té

Para sustituir el Té normal existen otros procedentes de Oriente, sabiamente mezclados con hierbas del campo, siendo entre ellas el más benéfico el ginseng.

Té de Bancha
Té verde procedente de Oriente. Las hojas se dejan crecer en la planta de la que torna el nombre durante tres años. Tiene un bajo contenido de teína, una sustancia tóxica bastante parecida a la cafeína.

Aconsejado para antes y después de las comidas. Excelente y muy recomendado cuando se siente uno cansado o deprimido. Además de tonificante es desintoxicante. Se recomienda la adición de algunas gotas de tamari, especialmente si se está cansado.

Té Mu
Es una mezcla, siguiendo una antigua receta oriental, de hierbas de monte entre las que se encuentra el ginseng, hierba extraordinaria. Es una bebeida particularmente estimulante recomendada para quien quiera yanguizarse rápidamente. Puede beberse inmediatamente después de las comidas o a lo largo del día.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Comentarios de Recetas de cocina Macrobiótica II

  1. […] Recetas de cocina Macrobiótica II […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *