Razones por las que siempre estamos con hambre

21/05/2015 • Nutrición • Views: 7739

¿Siente hambre todo el tiempo? ¿Cómo un pozo sin fondo, sin razón aparente? Entonces algo no está funcionando correctamente, conoce que puede estar afectándonos aquí.

«El hambre es la necesidad fisiológica; impulsado por una combinación de factores, incluyendo la dieta, las hormonas del apetito, y los factores emocionales, como el estrés», dice la nutricionista Maggie Luna.

Averiguar el por qué es importante, ya que el exceso de hambre puede ser un síntoma de que algo no anda bien en nuestra salud y ceder a esta necesidad de alimentarnos desenfrenadamente puede ser insalubre. Aquí te orientamos con once posibles causas:

1- Esta deshidratado

La deshidratación leve a menudo se enmascara como la sensación de hambre, cuando en realidad el cuerpo sólo necesita fluidos.
La confusión ocurre en el hipotálamo, la parte del cerebro que regula tanto el apetito y la sed. Cuando la deshidratación se establece, los cables se cruzan en el hipotálamo, lo que lleva a agarrar una bolsa de papas chips cuando en realidad necesita una botella de agua.

Si siente hambre y no ha bebido mucho ese día, trate de tomar un vaso de agua y esperar 15 a 20 minutos para ver si el hambre desaparece.

2- No tiene un buen descanso

Si ha sufrido una noche sin descanso, la mañana siguiente dos hormonas relacionadas con el apetito comenzarán a conspirar en su contra. La falta de sueño puede aumentar los niveles de grelina, una hormona que estimula el apetito, así como la disminución de los niveles de leptina, una hormona que causa la sensación de saciedad.
Además, es probable que sufra fatiga y desgaste mental. Por lo que su sistema, desesperados por una inyección de energía, provoca antojos de carbohidratos de azúcar, incluso si usted no está realmente hambriento.
Trate de mantener un descanso nocturno saludable de 7 a 8 horas de sueño, esto mantendrá sus hormonas niveladas entre otros beneficios.

3-  Consume muchos carbohidratos refinados

¿Ha notado que una galletita, rosquilla o medialuna lo deja incapaz de resistirse a comer otra?
Los carbohidratos simples, del tipo que se encuentra en los alimentos de harina blanca con azúcar -refinados- como pasteles, galletas y facturas, generan un pico en sus niveles de azúcar en la sangre rápidamente, dejarlos luego abajo poco después. Dice la Lic. Luna: «Esa caída de azúcar en la sangre provoca una intensa sensación de hambre de más carbohidratos azucarados, y el ciclo continúa.»

Puede mantener equilibrado sus niveles de azúcar y no caer en una montaña rusa de antojos evitando estos alimentos. Puede optar por carbohidratos complejos, que contiene gran cantidad de fibra, como: las almendras, las manzanas, las semillas de chía y pistachos. Opciones saludables que protegen de la sensación de hambre.

4- Sufre de estrés

Cuando estás tenso, se aumenta la producción de las hormonas del estrés: adrenalina y cortisol.
Los niveles elevados de estas hormonas engañan al cuerpo haciéndole creer que está bajo ataque y necesita energía, por lo que su apetito aumenta. El estrés también reduce los niveles de la serotonina química del cerebro, y que puede hacer sentir hambre cuando no es así.
Si se encuentra bajo presión recomendamos seguir algunas ayudas naturales para combatir el estrés. – Click aquí-

5- Bebe demasiado alcohol

Un trago antes de la cena o una copa de vino se consumen con la intención de abrir el apetito, y justamente así funcionan. Estimulan la sensación de hambre, incluso si su estómago está lleno.
Existen estudios que comprueban esto, uno que podemos mencionar fue publicado en la revista “Appetite”, donde se respalda que las personas son más propensas a consumir alimentos altos en calorías después de beber alcohol.
Una de las causas puede ser que el alcohol deshidrata, haciéndole creer al cuerpo que necesita comida –como mencionamos en el punto 1-.

6- Necesita comer más proteínas

Suena contradictorio, pero consumiendo comidas de proteína magra y grasas saludables mantiene a raya la sensación de hambre.
Trate de consumir 46 gramos de proteína por día –fuentes recomendadas: yogur griego, huevos, carne magra y cereales integrales-, la dosis diaria recomendada para las mujeres entre 19 y 70 años. En el caso de los hombres, 56 gramos por día.

7- No está comiendo suficiente grasa

Al igual que las proteínas, las grasas insaturadas también están vinculadas a la sensación de saciedad.
Consumir estos alimentos es saludable para nuestro corazón y nuestro cerebro principalmente. Fuentes recomendadas: en forma de aceites, frutos secos y semillas, y los aguacates o palta. Los expertos recomiendan que los adultos limiten su consumo de grasas a un 20 a 35 por ciento de sus calorías diarias totales.

8- Salta las comidas principales

Otra razón es cuando no desayunamos o renunciamos a alguna comida importante durante el día, esto se vuelve en contra. Cuando se salta una comida y el estómago está vacío por mucho tiempo, se produce un aumento en la hormona grelina, que regula el hambre.
Como regla general, trate de no dejar pasar más de 4 a 5 horas pasan entre las comidas. Si no le gusta el desayuno, coma algo por la mañana al despertar como yogur, mantequilla de maní, rodajas de manzana o un batido de leche de soja o banana por ejemplo.

9 – Está bombardeado con imágenes de comida

Tableros de recetas en Pinterest, Facebook y Instagram con fotos de almuerzos con amigos, anuncios de televisión de hamburguesas o snacks… Nos saturan con imágenes de alimentos todo el día, no es de extrañar que muchos de nosotros estemos constantemente anhelando la comida real!
La conexión entre lo que vemos y lo que deseamos se ha documentado por la ciencia: un estudio del 2012 en la revista “Obesity” encontró que sólo mirar la comida sube los niveles de grelina, la hormona del hambre.
«Los aromas también estimulan una reacción fisiológica involuntaria: la boca se saliva y el estómago se contrae, imitando la sensación de hambre», dice la nutricionista.
Por supuesto, no se puede eliminar totalmente la posibilidad de ver u oler alimentos. Pero trata de limitar su exposición, porque si nos afectan!

10- Devorar la comida

Cuando tienes un atracón, la rapidez con la que comes hace que el cerebro no tenga tiempo suficiente para registrar la sensación de saciedad. Esto genera que usted siga comiendo.
Un estudio publicado en el 2013 en el “Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism” apoya esto, indicando que alimentarse de forma moderada y tranquila permite la liberación de hormonas que le dicen al cerebro «ya no más».

Trate de alimentarse lentamente, saboreando cada bocado, masticando bien y disfrutando el ritual de una buena comida. Luego, espere al menos 20 minutos antes de decidir si realmente desea repetir. Este es aproximadamente el tiempo que tarda la señal de plenitud para llegar a su cerebro.

11- Consume medicamentos

Los medicamentos que esté tomando regularmente para su salud pueden afectar el hambre. Los antidepresivos como Zoloft y Paxil, así como los corticosteroides como la prednisona, se sabe que afectan el apetito.
Si se encuentra con estos medicamentos y siente hambre después de una comida normal, hable con su médico para ver si es posible reemplazarlo.
Ver más aquí: ¿Los medicamentos engordan?

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.