¿Por qué nos sentimos cansados después de comer?

17/08/2015 • Informes, Noticias e Informes • Views: 7081

Nada se siente mejor después de una gran comida que una larga siesta. Sin embargo, no hay porque preocuparse eso no es un signo de pereza. ¡Resulta que hay una razón biológica para eso!

¿Qué causa el decaimiento después de comer y como evitarlo?
Cuando uno come una gran comida, el cuerpo entra en modo de reposo y de digestión. Comer provoca una reacción en cadena en el cerebro que redirige el flujo de sangre y de energía para la digestión y la asimilación de los alimentos para su uso en el cuerpo. Esto nos hace sentir cansados.

Durante la digestión, el cuerpo descompone los nutrientes de los alimentos. Esto provoca un aumento de azúcar en la sangre que provoca que el páncreas libere insulina al torrente sanguíneo. «La insulina aumenta la cantidad de serotonina y melatonina que inundan el cerebro, dos químicos asociados con la somnolencia», explica el dietista Desiree Nielsen.

¿Qué alimentos son los que dan más sueño?

Ciertos alimentos provocan un agotamiento más grande en el sistema que otros, y lo pone a toda marcha. Los alimentos que tardan más tiempo en descomponerse producen una corriente lenta y constante de energía. Los alimentos que se descompone rápidamente llegan al cuerpo preparados para quemarse. Esto provoca un aumento rápido de la energía, y a continuación un bajón, haciéndonos sentir soñolientos.

  • Alimentos con elevada carga glucémica

Una elevada carga glucémica de almidones son un importante desencadenante del debilitamiento a causa de alimentos. «El arroz blanco, puré de papas blancas, jugo, pan blanco, pasteles, rosquillas, dulces, helados, pudines, y las galletas son todos culpables», dice Nielsen. «Estos tipos de hidratos de carbono generan un pico de azúcar en sangre rápidamente, dando lugar a una gran liberación de insulina que provoca un bajón de azúcar en la sangre posteriormente, que agota los niveles de energía.”

  • Alimentos con elevado contenido de grasa

Los alimentos que tienen un alto contenido de grasa son otro factor desencadenante importante en la somnolencia después de las comidas. «Los alimentos fritos, carnes con alto contenido de grasa y bocadillos aceitosos, como rizos de queso, chips de maíz y papas fritas, pueden provocar los molestos bostezos porque también son activadores clave de las respuestas del sistema hormonal y nervioso después de las comidas.» explica Nielsen.

  • La cafeína

Sorprendentemente, la cafeína es otro culpable. Mientras que un expreso por la tarde podría dar un pico de energía rápida, puede hacernos soñolientos en el largo plazo. En un estudio de 2014, investigadores encuestaron a 3,000 estudiantes universitarios de Tailandia y descubrieron que las bebidas energéticas con cafeína pueden hacernos más propensos a dormir durante el día. Agregaron que otros efectos a largo plazo de las bebidas de alto contenido de cafeína pueden incluir dolores de cabeza, problemas cardíacos e incluso la muerte súbita.

Otras razones:

A veces no es tanto acerca de que es lo que uno está comiendo, pero sí de cuánto es lo que se come. Comer en exceso pone una carga pesada en el sistema y realmente puede agotar la energía. Es bueno considerar empacar bocadillos o snacks saludables para consumir entre comidas y así mantener los niveles de energía constantes y evitar comer en exceso en las comidas.
La diabetes, la obesidad, la anemia, el hipotiroidismo, la enfermedad celíaca, la intolerancia a ciertos alimentos, y la apnea del sueño pueden hacer que la somnolencia después de comer sea peor. Si uno tiene cualquiera de estas enfermedades u otras condiciones médicas crónicas y le da sueño después de las comidas, es recomendable hablar con un médico para ver si estos podrían ser un factor.

Los estudios demuestran que la falta de sueño puede conducir a la obesidad y la obesidad puede conducir a problemas de sueño. Si bien este círculo vicioso puede ser difícil de romper, perder kilos o libras adicionales puede ayudarnos a dormir mejor por la noche y mantenernos alerta durante el día.

¿Cómo permanecer despierto y alerta?

Mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente, dormir bien, y mantenerse bien hidratado todo puede mantener los niveles de energía constantes, incluso después de las comidas. Si uno empieza a cabecear después de comer, es bueno beber un vaso de agua, luego levantarse y ponerse en marcha. «Un paseo de 20 minutos a pie después de la comida a uno lo levantará sin cansarlo», dice Nielsen. «El ejercicio aumenta los niveles de sustancias químicas del cerebro energizantes como la dopamina, norepinefrina y serotonina.»

¿Cómo comer bien?

Por supuesto, lo mejor que se puede hacer para evitar que el desvanecimiento del medio día a causa de la comida es comer bien. Los alimentos no elaborados enteros son las mejores opciones para su salud en general, y son las elecciones correctas para mantener el cuerpo en una constante quema de energía también.

Es recomendable incluir más proteínas magras como el pescado, la carne de cerdo y aves de corral en la dieta, junto con las grasas saludables como las que se encuentran en los aguacates, nueces, semillas, aceitunas, soja y tofu. Tampoco puede faltar la combinación de nutrientes y fibra que se obtiene de las frutas y verduras frescas. Junto con los cereales integrales, éstos ayudan a la digestión lenta y a reducir los picos de azúcar en la sangre y mantener los niveles de energía estable.

Tags: , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.