Controla tus niveles de testosterona

01/03/2018 • Alimentos & Frutos, Fitoterapia, Informes, La nutricionista, Salud & Consejos • Views: 4951

La testosterona es tan importante para el hombre como para la mujer. No sólo es importante en la regulación hormonal y el desarrollo sexual. Conoce todo acerca de sus funciones, que sucede si no tenemos niveles adecuados y en que alimentos podemos encontrarla.

Muchos creen que esta hormona es sólo de importancia vital para los hombres. Pero no sólo es importante para la comunidad masculina sino también para la femenina, algo que los profesionales saben pero no el resto de la población.

La testosterona es una hormona andrógena o también llamada “la hormona masculina”.  La cual es producida por el cuerpo tanto de hombres como de mujeres. El hombre genera 30 veces más testosterona que la mujer.

¿Dónde se produce la testosterona?

En el hombre se produce en los testículos y en las mujeres en los ovarios, en un 90%. En ambos sexos, en la capa externa o corteza de las glándulas suprarrenales se produce en una mínima cantidad.

La mujer comúnmente produce menos testosterona que el hombre, esto no significa que posea impulsos sexuales menores o débiles. Las células del cuerpo femenino son más sensibles a la testosterona que las del hombre, por lo que a las mujeres les basta un poco de testosterona para estimular la libido, pues además en ellas para el control del deseo sexual también intervienen estrógenos y progestágenos, lo cuales se encuentran más elevados que en el hombre.

¿Cuáles son las funciones de la testosterona?

  • Regulación del metabolismo y control del peso.
  • Crecimiento y fuerza de las fibras musculares.
  • Papel crucial en el control de algunas sustancias que están presentes en el organismo, como del caso del colesterol: ayuda a regular sus niveles.
  • Optimización y aprovechamiento de la energía del organismo para realizar las actividades diarias y ejercicio.
  • Papel fundamental en el deseo sexual y el desarrollo reproductivo.
  • Responsable de las características sexuales masculinas y femeninas
  • Incidencia en el aumento de la masa muscular, fuerza, densidad ósea y distribución de la grasa
  • Fundamental para la energía mental y física.

La testosterona y el hombre

  • En el feto: permite la diferenciación sexual, formación del pene, testículos, escroto y los conductos que transportarán el semen o seminales.
  • Adolescentes: contribuye al desarrollo de los caracteres sexuales masculinos, cambios en el tono de voz, aparición de vello facial, púbico y axilar, crecimiento y maduración acelerada de huesos y crecimiento de genitales externos.
  • En el hombre adulto: controla las funciones sexuales, libido o deseo sexual, potencia y calidad de la erección y fertilidad -producción de espermatozoides-. Mantiene la apariencia y estructura típicas masculinas. Importante para la salud y el funcionamiento físico y tiene una influencia decisiva en el estado de ánimo y la sensación de bienestar.

La testosterona y la mujer

  • Contribuye a la resistencia ósea, al desarrollo de la masa muscular y la fuerza.
  • Ayuda a la sensación general de bienestar y al nivel de energía.
  • Mantiene la libido y el deseo sexual.
  • Es responsable de la sensibilidad del clítoris y los pezones, vinculados con el placer sexual.
  • Mejora el ánimo y la experiencia sexual.

Niveles altos y bajos de testosterona

Los efectos de demasiada testosterona para ambos sexos son:

  • En el hombre. Trastornos en los ciclos hormonales naturales, retención de sal y de líquidos, así como pérdida de cabello. Además, estimula el desarrollo de cáncer preexistente de próstata, aunque no hay pruebas de que sea causa de este tipo de tumor.
  • En la mujer. Trastornos hormonales, estimulación de crecimiento significativo del vello facial y corporal, aumento de la masa muscular, reducción del tamaño del busto y agrandamiento del clítoris.
  • Presencia de tumores en testículo o alteraciones genéticas de las enzimas encargadas de la síntesis de testosterona, pueden elevar los niveles séricos de esta hormona, así como el consumo irresponsable de grandes dosis, por un periodo sostenido, puede causar efectos indeseables.

Los bajos niveles de testosterona están asociados con:

  • Disminución de la libido o deseo sexual.
  • Pérdida de memoria y dificultad de concentración.
  • Cansancio y falta de apetito.
  • Pérdida de fuerza y tono musculares.
  • Insomnio.
  • Disminución de la densidad ósea.
  • Aumento de riesgo de diabetes, debido a ganancia de grasa y resistencia a la insulina.
  • Pérdida de vello o cabello quebradizo.
  • Alteraciones en el estado de ánimo (irritabilidad, mal humor).
  • Disfunción eréctil y disminución del tamaño testicular.
  • Menor sensibilidad en los genitales y los pezones durante la estimulación sexual.
  • Cansancio, insomnio, irritabilidad
  • Aumento de perímetro abdominal
  • Mayor riesgo de desarrollar demencia y disminución de la capacidad intelectual
  • Osteoporosis, desmineralización de los huesos y descenso de masa muscular.
  • Aumenta el riesgo de fracturas y menor resistencia al ejercicio
  • Mayor riesgo de enfermedades cardiacas y mayor riesgo de cáncer de próstata
  • Disminución de la producción de espermatozoides e infertilidad

¿Cómo prevenir desequilibro en los niveles de testosterona?

  • Alimentación con bajo índice de grasas y carbohidratos y con alto contenido de fibra y proteína.
  • Mantener peso saludable y practicar actividad física regularmente.
  • Descanso: si es insuficiente o hay insomnio se reducen los niveles de testosterona.
  • No consumir exceso de alcohol, tabaco y cafeína.
  • Evitar niveles altos de estrés, que estimula la producción de cortisol en lugar de testosterona.

Nutrición y Testosterona

Los mejores alimentos para incrementar los niveles de testosterona son:

Ostras: alto contenido en zinc y selenio que elevan la testosterona y la producción de esperma, y son “escudos protectores” de los espermatozoides. Desempeñan un papel activo en la salud del sistema reproductor masculino y femenino que le da un aumento de la testosterona.
Consiga calcio de ostras haciendo click aquí.

Aguacates o paltas: Los aztecas llamaban al árbol de aguacate “ahuacatl”, o “árbol del testículo”. La naturaleza es sabia, contienen altos niveles de ácido fólico, que ayuda a metabolizar las proteínas y vitamina B6 que actúa como un regulador de la producción de andrógenos, hormonas esteroides producidas de forma natural que actúa como un precursor para la testosterona; también estimula a los receptores de andrógenos en el cuerpo, lo que indica a los testículos que deben producir testosterona.

Carne magra: están repletas de proteína, hierro, magnesio, zinc y grasas saturadas. Las proteínas son nutrientes clave para optimizar la testosterona y promover la construcción muscular.
Consiga maca negra haciendo click aquí.

Grasas: necesitamos cierta cantidad para para producir testosterona. El hígado se encarga de sintetizar colesterol para suministrar el nivel mínimo requerido para usarlo en las membranas de las células y para producir testosterona y otros esteroides.

Huevos: la testosterona es sintetizada a partir del colesterol y el huevo es bien conocido por su contenido de colesterol puro, sin adulterar. Las yemas de huevo son una fuente rica de la vitamina D, que ayuda a promover la función inmune apropiada, regula los niveles de calcio y puede producir niveles más altos de testosterona.

Maca: La maca, también conocida como Ginseng Peruano, es una planta peruana, posee enormes virtudes para aumentar la capacidad reproductiva de la pareja, regulariza y normaliza el ciclo menstrual de la mujer y mejora la calidad y cantidad de esperma en el hombre (numerosos estudios científicos avalan esta propiedad).
Consiga maca haciendo click aquí.

Suplemento de Zinc-Selenio: Los niveles adecuados de zinc colaboran en las funciones de las hormonas luteinizante y estimulante del folículo, que indican al cuerpo que deben aumentar la producción de testosterona. Ayuda al cuerpo a producir espermatozoides sanos, aumentando el conteo de espermatozoides y su motilidad, e incluso prevenir algunos problemas de próstata.
Consiga suplemento de zinc y selenio haciendo click aquí.

Nueces y Aceite de Nuez: Las nueces son una excelente fuente de omega 3, que ayuda a aumentar los niveles de dopamina y arginina en el cerebro, lo que aumenta la producción de óxido nítrico, que es un compuesto químico esencial para la erección. Nutricionalmente, las nueces de Brasil son la mayor fuente dietética de selenio. Consiga aceite puro de nuez haciendo click aquí.

Plátanos o bananas: Estos son ricos en vitaminas B y potasio que son ingredientes clave en la producción de hormonas masculinas sanas. Contienen también una enzima llamada bromelina que estimula la libido masculina y también proporcionan un golpe de energía extra.

Frijoles: excelente fuente vegetal de zinc, fibra y energía.

Brócoli: Comer más verduras crucíferas como el brócoli, el repollo o la coliflor podría aumentar la producción de testosterona en el cuerpo mediante la eliminación de exceso de estrógeno. El exceso de estrógeno en el cuerpo disminuye la producción de testosterona.

Ajo: El ajo contiene alicina, un compuesto que diluye la sangre y mejora la circulación y la resistencia física. El ajo puede mejorar los niveles de testosterona, estimula la liberación de la hormona luteinizante y que es el causante del aumento de la producción de testosterona en los testículos.
Consiga ajo negro en cápsulas, 10 veces más potente que el ajo blanco, haciendo click aquí.

Atún y pescados azules: muy ricos en ácidos grasos Omega 3, que aumentan la testosterona libre. El aceite de pescado también ha demostrado aumentar la hormona luteinizante, la hormona que activa o señala la producción de testosterona en el organismo. El halibut pueden elevar los niveles de testosterona, dado que contiene magnesio.

Semillas o pepas de calabaza: Las semillas de calabaza contienen zinc, un mineral capaz de aumentar los niveles de testosterona, hormona que mejora la sexualidad masculina y femenina.
Consiga aceite de semillas de pepas de calabaza haciendo click aquí.

Sandía: Los compuestos presentes en la sandía provocan un efecto semejante al Viagra: relajan los vasos sanguíneos y aumentan el flujo sanguíneo, todo lo cual mejora la excitación.

L-Arginina: La Arginina es un aminoácido que puede dilatar los vasos sanguíneos del clítoris, aumentar el flujo en las zonas erógenas y mejorar la excitación.

Rhodiola: Puede ayudar a bloquear la descomposición de la dopamina (químico del placer). Esto ayuda a aumentar el placer sexual.

Chocolate: El chocolate negro (70% de cacao) ayuda a aumentar los niveles de dopamina y mejora el flujo sanguíneo.

Espárragos: Ricos en ácido fólico, ayudan a regular la producción de histamina.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *