Factores y alimentos que pueden influir en la pérdida de la libido

21/11/2014 • Informes, Salud & Alimentos • Views: 5835

La disminución de la libido es simplemente tener “bajo nivel de interés sexual”. Se manifiesta cuando resulta difícil iniciar o responder a la actividad sexual ante estímulos que anteriormente solían provocar el deseo.

Por otra parte no se debe confundir la ausencia temporal de ganas de tener relaciones sexuales con la falta de deseo sexual. Este es un trastorno que de causas físicas que suele estar acompañado de padecimientos psicológicos.

La importancia del momento de aparición

La merma del deseo puede manifestarse hacia cualquier persona, o hacia alguien determinado. Estas dos situaciones marcan una diferencia muy importante para determinar su origen y por supuesto indicará caminos muy diferentes para el tratamiento en uno u otro caso.

También es importante el momento de su aparición. Puede haber faltado desde siempre, a lo que llamamos “primario”, o haber desaparecido luego de estar presente durante años, al que llamamos “secundario”.

Factores que influyen en la pérdida de la libido:

Influencia de estado de estrés:

Hay estados de alteración que producen cierta “alarma” en el organismo”; este responde con una descarga adrenérgica, con vasoconstricción de las arterias del pene y/o escape venosos, contracturas y tensiones musculares, ansiedad, miedo, hipertensión, que puede producir una disminución del deseo por causa de esa descarga adrenérgica. Cuando este estado se prolonga se alteran mas aun los vasos peneanos produciéndose una disfunción endotelial, que lleva a la “impotencia”.

Factores hormonales:

El aumento de algunas hormonas como el cortisol y la prolactina o la disminución de otras, como la testosterona o la DEHA, suelen ser las causantes de alteraciones en el deseo sexual. En ocasiones esto se debe a desordenes de tipo hormonal puro, pero en otros casos la falla hormonal puede estar inducida por un estado de estrés que se mantiene en el tiempo, como también lo ocasionan los estados depresivos, de ansiedad o algunas enfermedades psicológicas recientes o remotas.

Factores no hormonales:

Entre innumerables factores que pueden afectar el deseo encontramos:

  • Menopausia
  • Expectativas de la mujer respecto de la conducta sexual propia y de la pareja
  • Estado de bienestar general
  • Estados de ansiedad por estrés
  • Presencia de síntomas molestos
  • Sentimientos respecto a la pareja
  • Estado de la función sexual de su pareja, entre otros.

Factores nutricionales:

Algunos alimentos y nutrientes que promueven o afectan a una libido saludable:

Café, té procesado y chocolates: contienen teobromina, teofilina y cafeína. Éstas afectan directamente a las glándulas suprarrenales, provocándolas para que produzcan adrenalina. Estas hormonas producen una elevación de la glucosa de la sangre.

El efecto rebote es la hipoglucemia con sus correspondientes síntomas: cansancio, falta de concentración, irritabilidad, mareo, temblores, debilidad. Por otro lado, el café le roba al organismo minerales como el magnesio y zinc, los cuales son nutrientes vitales para combatir el estrés.

Hidratos de Carbono simples: Esta sustancia tan consumida en nuestra sociedad aumenta desproporcionadamente la glucemia. El organismo segrega grandes cantidades de insulina, causando el efecto rebote o hipoglucemia. Ésta produce una estimulación de las suprarrenales que produce más adrenalina.

Alcohol: su ingesta excesiva inhibe la movilización del glucógeno hepático. Además, el alcohol interfiere con la absorción del zinc (fundamental para el control del estrés) y fomenta la absorción del plomo (un estresante) en el organismo.

Agua: Un cuerpo con poca hidratación padece más. Entre sus muchos efectos, la deshidratación causa que las glándulas suprarrenales produzcan aldosterona, la cual aumenta la absorción de sodio en la sangre, y el aumento de la presión arterial.

Vitaminas y minerales: Hay que mantener una ingesta apropiada de vitamina E, complejo B, Magnesio, Cromo y otros oligoelementos; esto ayuda a que las hormonas relacionadas con el estrés no sean destruidas por el oxígeno. La vitamina C, célebre antioxidante, favorece la producción de hormonas suprarrenales, mejora su utilización y retrasa su destrucción. Evitan el estrés oxidativo.

¿Cómo deber ser una dieta adecuada para una libido saludable?

Uno de los mayores enemigos de la sexualidad es la obesidad. No es una idea gratuita, sino demostrada científicamente: de la misma manera, también está contrastado que una dieta equilibrada y saludable ayuda a mantener unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias.

La influencia de la alimentación

La alimentación influye en el estado de ánimo, en la concentración, en el rendimiento físico y también en la calidad del sexo. De acuerdo a un estudio publicado en la Food Research International, la revista del Instituto Canadiense de Ciencia y Tecnología de Alimentos, algunas comidas son “verdaderos estimulantes”. Por sus propiedades nutricionales, generan reacciones químicas en el organismo que aumentan la libido y la percepción sensorial, logrando orgasmos poderosos.

1) Nuez moscada
Contiene miristicina, un alcaloide componente de la droga “éxtasis”, que incrementa la percepción sensorial y el acercamiento sensual. Se recomienda para elevar la libido en las mujeres y producir calor en la zona pélvica, mejorando los orgasmos.

2) Ginseng
La testosterona es una hormona que estimula el deseo sexual, por eso es conveniente ingerir alimentos que ayuden a aumentar sus niveles en el organismo. El Ginseng, una raíz asiática, posee ginsenósidos, unas sustancias estimulantes imitan los efectos de la testosterona.

3) Ostras
Son una de las principales fuentes naturales de zinc, un mineral esencial en el desarrollo de los órganos reproductivos y en la producción de líquido seminal. Además, bloquea la enzima que convierte la testosterona en estrógeno.

4) Cacao
Es uno de los alimentos con mayor concentración de magnesio (420 mg cada 100 gramos de cacao), una sustancia que contribuye en la producción de hormonas sexuales.

5) Carne
Sus proteínas aumentan los niveles de dopamina, una hormona y neurotransmisor que genera “placer químico” en el cerebro, incrementa la percepción sensorial y ayuda a aumentar el goce sexual.

 

Dr. Ernesto Echeverría, Urólogo y Sexólogo Clínico.
Turnos y consultas en Buenos Aires: (011) 4541-8698
Email: sexualidad@alimentacion-sana.org

Tags: , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.