¿Cómo lograr comer menos sin darnos cuenta?

Cómo comer sano sin darnos cuenta

17/04/2018 • Control de calorías, Dietas, Tips & Consejos • Views: 4951

Lo que comemos es importante para controlar nuestro peso, pero además de intentar tener una sana y equilibrada alimentación es importante las cantidades que consumimos. ¿Cómo lograr comer menos?

No es aconsejable la restricción calórica extrema, pero existen trucos que se pueden implementar para reducir ligeramente las cantidades de alimentos que comemos sin sentir que nos privamos, es más, sin darnos cuenta. ¿Esto es posible? Si.

El cerebro puede ser engañado por cambios de perspectiva. Es también más sensibles a las señales externas, como un plato vacío, que estímulos internos como el estómago lleno. Te mostramos la comprensión de estas influencias para inclinarlas a tu favor.

En el libro de Brian Wansink: “Comer sin sentido: ¿Por qué comemos más de lo que pensamos?”, allí nos explica cómo usar el “margen sin sentido”, una zona de amortiguamiento de entre 100 a 200 calorías diarias que tu cerebro “no se da cuenta” o no registra que no ha consumido en una pequeña diferencia de cantidad.

Por lo general, por este margen sin sentido, comemos más de lo que deberíamos. Por eso podemos utilizar los mismos principios para influir sutilmente en el comportamiento sin pensar en comer menos. Esta sutil diferencia de calorías puede ayudarnos con el tiempo a perder peso de forma constante y lo mejor de todo, es indoloro.

Diez maneras de comer menos sin darnos cuenta

1. Utilice platos más pequeños
Un plato lleno envía la señal de que usted está comiendo una comida completa, y un plato medio vacío se ve o nos da la sensación de una comida escasa, independientemente de la cantidad real de alimentos.
El uso de platos más pequeños y llenos es una manera probada de comer menos sin darse cuenta.

2. Sírvete un 20% menos
El margen a descartar es alrededor del 20% de cualquier comida. En otras palabras, puedes comer el 80% de la comida que normalmente comerías y probablemente ni lo notes, a menos que alguien te lo indique. También puedes comer un 20% más – no es una mala idea si estás comiendo vegetales. Si tienes esos platos más pequeños como los que mencionábamos anteriormente, servirte un poco menos debería ser igual de satisfactorio.

3. Utiliza vasos más largos
Así como poca cantidad de comida parece más comida en un plato más pequeño, la altura hace que las cosas se vean más largas que anchas, incluso cuando el volumen es el mismo. Puedes bajar las calorías líquidas eligiendo vasos más largos en lugar de aquellos más cortos y anchos.

4. Comer proteínas en el desayuno
La gente evita o come muy liviano en el desayuno pensando que es una ayuda milagrosa para la pérdida de peso, pero sólo los desayunos ricos en proteínas han demostrado suprimir el apetito y reducir la ingesta posterior durante todo el día. Saltar las medialunas o los wafles y dirigirse a la estación de los omelettes o tortilla en su lugar.

5. Comer tres comidas al día
Apuesto a que pensaste en comer muchas comidas pequeñas era mejor que comer tres comidas más grandes a lo largo del día, pero los datos nos dicen lo contrario. Saltarse las comidas puede hacer que controlar el apetito sea más difícil, y comer más de tres comidas al día no ha demostrado tener ningún beneficio, incluso, puede ser peor para el control del apetito. Coma cuando se supone que debe hacerlo y no es necesario agregar algún alimento extra.

6. Mantenga los refrigerios o colaciones fuera de la vista o fuera de su casa
Estudio tras estudio han demostrado que las personas comen mucho más cuando la comida está a la vista en lugar de ponerla a distancia, donde no se pueda ver, incluso si saben que está ahí. La investigación también ha demostrado que la comida es más difícil de encontrar, incluso si el esfuerzo adicional es simplemente quitando una tapa o caminando al gabinete/ heladera, menos probabilidades hay de comer. El esfuerzo adicional o el pensamiento obliga un trabajo adicional a cuestionar el valor de su acción, y esto da la oportunidad de hablarse a ti mismo antes de accionar una decisión que puede lamentar más tarde.
Para evitar los refrigerios adicionales, mantenga los alimentos tentadores fuera de la vista, o mejor aún, fuera de la casa. Al contrario, mantener los alimentos sanos expuestos y de fácil acceso.

7. Masticar los alimentos
Prestarle atención a la velocidad con que se come, uno puede horrorizarse al observar como la mayoría de las personas no mastica.
Si usted es uno de ellos o no es consciente de esto, lo más probable es que usted este comiendo mucho más comida que sus colegas que mastican bien los alimentos.
Masticar cada bocado, comer más despacio (contar los mordiscos puede ayudar a desarrollar el hábito), comprobara cómo se llena más rápido con menos calorías.

8. No comer del paquete
Su estómago no puede contar. Cuando no se puede ver que se está comiendo uno es más propenso a perder la pista y consumir el doble o incluso el triple de la cantidad que comería si se toma el tiempo para servirse una porción adecuada. Use un plato o una taza, o incluso una servilleta, sólo asegúrese de que tiene una buena visual de todo lo que va a comer antes de tomar su primer bocado.

9. No comer delante del televisor
Para la gran mayoría de nosotros, comer distraído es comer en exceso. El final de un programa o una película es otra poderosa señal que significa que una comida ha terminado, así que estacionarse frente de la TV con su plato de comida probablemente no es la mejor idea. Con la invención de la reproductora, no hay ninguna razón para tomarse unos veinte minutos, sentarse y disfrutar de una buena comida antes de disfrutar del espectáculo.

10. No le prestes atención a las demandas de salud
Se preguntará, ¿pero no era que la comida sana era buena para mí? En teoría, sí.
Los alimentos que se autodenominan saludables tienden a ser basura procesada reempaquetada como una alternativa mejor.
Peor aún, la investigación de Wansink ha demostrado que la gente subestima drásticamente las calorías en los alimentos con propiedades saludables visibles en el embalaje. Las personas también tienden a comer más comida en general como resultado de este error de cálculo. Se refiere a este efecto como el “halo de salud”. Para una salud verdadera, mejor elegir alimentos humildes y frescos.

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *