5 tips para evitar la barriga post-navidad

07/12/2018 • Dietas, Tips & Consejos • Views: 3200

Ocurre todos los años, nos esforzamos para ponernos en forma listo para el verano, sólo que al momento de navidad, ¡soltamos las riendas!

El día de la navidad no es el único culpable, semanas antes comienzan reuniones de fin de año, todos celebrados con abundantes y calóricas comidas y bebidas, olvidándonos de los objetivos que teníamos antes del 1 de diciembre.
Así que a medida que se acerca más y más la fecha esperada, aquí hay 5 consejos que podemos aplicar para hacer la Navidad un agradable, aunque más saludable, momento del año.

Número 1: Obtener un buen desayuno cada mañana

Nunca ha sido más importante el desayuno que para la preparación del día de Navidad, sobre todo cuando se trata de reducir los atracones.

El desayuno no sólo mejora la concentración y la energía, sino que también regula los niveles de azúcar en la sangre. Despertarse y saltarse el desayuno es a su propio riesgo, la falta de carbohidratos con almidón y proteínas le darán una mañana de subidas y bajadas, literal y metafóricamente. Si no obtiene almidones de lenta liberación y proteínas magras en su primer comida (como la avena y los huevos) va a aumentar sus posibilidades de tener picos y depresiones en los niveles de azúcar en la sangre, estos altos y bajos lo hara sentir socialmente desdeñoso, agitado, con baja en energía, además de que hará que usted quiera comer todo el día!

Número 2: Utilice platos más pequeños

Utilizar platos más pequeñas puede sonar duro, pero no es así, usted puede conseguir fácilmente suficiente carne, papas, verduras y salsa en un plato un poco más pequeño y todavía tener espacio para más guarniciones. Un estudio reciente realizado por Wansink and Van Ittersum, estableció que el tamaño de la plato afecta significativamente la cantidad que comemos. En pocas palabras, las personas que tenían un plato grande ponían 52% más de alimentos en su plato y comían 45% más que aquellos con platos más pequeños.

Esto no tiene por qué ser demasiado restrictivo, todavía se puede comer hasta sentirse lleno, la clave aquí es que los seres humanos en general, han distorsionado la percepción de lo que es “lleno” y cuando en realidad lo estamos. Así que ponga a prueba esta pequeña táctica en la mesa y verá que bien le va.

Número 3: Levantar las barreras

Las barreras son útiles cuando se trata de la toma de decisiones. Como todo, los seres humanos eligen el camino de la menor resistencia, por lo que menos conveniente algo sea, es menos probable que uno lo coma o beba. Los pequeños inconvenientes incluyen mantener las tapas en los chocolates, colocar la caja de estos en un armario de menos uso común, entre otros.

También funciona a la inversa, así que trate de colocar opciones más saludables en lugares más accesibles y obvios. Ponga opciones de alimentos saludables en los estantes intermedios en neveras (a la altura de los ojos), en la parte delantera de las alacenas, y asegúrese de que la fruta está disponible en el bol donde suela colocarla.

Número 4: Mantener los residuos a la vista

Lo que queremos decir con “mantener los residuos a la vista” es dejar los huesos de pollo o las envolturas de dulces al costado del plato simplemente como un recordatorio sutil de lo mucho que ya ha comido.

La ciencia respalda esta teoría también, con uno de los estudios más famoso es el Wansink, Painter and North investigación del plato de sopa sin fondo. Este estudio muy inteligente demostró cómo son los seres humanos son estimulados visualmente a comer, incluso cuando no tienen por qué hacerlo. La forma en que lo hicieron fue por un lento y continuo llenando de un plato de sopa de cada uno de los participantes a través de un tubo situado debajo de la mesa. Como era de esperar el volumen de sopa no bajaba, lo que curiosamente condujo a los participantes a comer sopa para lograr terminar su tazón.

Así que al dejar los huesos en el plato en el centro de la mesa, o manteniendo envoltorios de caramelos a la vista, ayudará a que pueda comer menos. Pruébelo, vea si se puede hacer que funcione para usted y/o su familia.

Número 5: Adhiérase a la regla de un puñado

La regla de un puñado es una forma de pensar la alimentación, ya que al momento de realizarlo es una batalla entre usted y su disciplina. La comprensión de las consecuencias de algo nos hace más propensos a cumplir dicha cosa. Así que trate de recordar esto cuando usted tiene sus manos frutos secos, papas fritas y chocolates que son altamente calóricos.
Aunque los frutos secos son abundantes en ácidos grasos, minerales y oligoelementos, sólo se necesita 3-4 puñados (dependiendo del tamaño de la mano) para exceder las calorías de una gran cena promedio… esto serían 600-800 calorías.

Así que, aunque la época de Navidad se trata de ser feliz, alegre y sociable, hay algunos arreglos simples que usted puede hacerle a su dieta para asegurarse de que todavía puede ayudarse a sí mismo a lo largo de las festividades.
¡Empiece a probar estos 5 consejos y prepárese para el mejor comienzo de año!

Referencias:
Wansink, B., Painter, J. E. and North, J. 2005. “Bottomless Bowls: Why Visual Cues of Portion Size May Influence Intake.” Obesity 13 (1): 93–100. doi:10.1038/oby.2005.12.
Wansink, B., and van Ittersum, K. 2013. “Portion Size Me: Plate-Size Induced Consumption Norms and Win-Win Solutions for Reducing Food Intake and Waste.”Journal of Experimental Psychology: Applied 19 (4): 320–32. doi:10.1037/a0035053

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.